La importancia de la higiene en nuestros alimentos

Preparar el almuerzo y la cena es un acto rutinario. Cuando cocinamos es necesario prestar mucha atención, no solo a los alimentos, sino también a su preparación, los materiales que se usan y a cómo almacenar todo lo que no se usa, para evitar cualquier riesgo de contaminación o intoxicación.

Posibles contaminaciones de alimentos en la cocina

Algunas de las principales reglas de seguridad alimentaria que cada profesional de un restaurante, bar, etc. debe aprender a observar, están vinculadas a la contaminación ya que los alimentos pueden convertirse fácilmente en un vehículo para transmitir toxinas o bacterias a quienes los consumen.

Las mismas reglas también deben aplicarse en el hogar, porque los riesgos son los mismos, aunque a una escala menor.

Procura evitar:

  • Contaminación por factores físicos o cuerpos extraños presentes en la comida (pelo, fibras, astillas, etc.)
  • Contaminación por factores químicos o partes residuales de detergente o de residuos liberados de recipientes no aptos para contener alimentos.
  • Contaminación por factores biológicos o de hongos, virus, bacterias, moho.

En cuanto a las dos primeras contaminaciones, basta con prestar atención a la preparación, observando algunas reglas básicas: atarse el pelo antes de comenzar a cocinar, evitar el uso de anillos, y enjuagar cada plato con agua caliente antes de usar.

Conservar los alimentos en la heladera para una correcta higiene alimentaria

Sea cual sea tu estilo de alimentación, la heladera deber ser uno de los lugares más limpios de la cocina. Antes de guardar cualquier alimento, hay que asegurarse que su higiene sea óptima.

Por ejemplo, lavá las hojas exteriores de los vegetales donde pueden haber tierra o residuos orgánicos, limpiá el pescado cuidadosamente y asegurate que la carne cruda esté bien protegida con papel absorbente para evitar que los residuos de sangre se depositen en la heladera.

Es necesario saber también cómo organizar los alimentos de acuerdo a la temperatura de la heladera.

- Es fundamental separar los alimentos cocidos de los crudos, para evitar que los microorganismos presentes en los alimentos crudos contaminen los alimentos cocidos. Un buena idea es utilizar recipientes plásticos.

- Los huevos tienen que estar siempre separados del resto de los alimentos y pueden conservarse fuera de la heladera si se consumen en los días siguientes a haberlos comprado. Así evitás la bacteria de la salmonella, que puede presentarse en la cáscara de los huevos.

-Es mejor no llenar la heladera al máximo, porque el aire tiene que poder circular libremente y enfriar los alimentos en la misma temperatura. En caso contrario la heladera no podría enfriar y los alimentos se pueden echar a perder antes de tiempo.

-La heladera se debe limpiar con frecuencia, al menos cada 6 meses para evitar la formación de moho y colonias de bacterias.

Limpiá donde cocinás

El microondas y el horno los usamos todos los días y debemos limpiarlos diariamente, para evitar la contaminación mediante el contacto a otros alimentos, especialmente si en el hogar hay personas intolerantes a ciertos alimentos, como en el caso de los celíacos.

Conservar alimentos de modo seguro

Es importante tener en cuenta que la comida que se deja durante un tiempo esperando a ser consumida, incluso a temperatura ambiente, puede contaminarse o producir bacterias.

Sobre todo, en verano cuando la temperatura pasa los 25°, es importante consumir los platos en el momento que se prepararon y no conservarlos durante mucho tiempo.

Conclusión:  ¿Cómo mantener nuestros alimentos protegidos?

- Eliminar todas las fuentes de contaminación es prácticamente imposible, pero hay reglas que pueden liberarte de los contaminantes más comunes:

- Mantené los ambientes y las superficies donde normalmente cocinás limpios usando detergentes aptos y libres de sustancias químicas.

- Enjuagá bien los platos y las cacerolas, como así también todos los utensilios de cocina con agua caliente antes de ser usados para eliminar cualquier residuo de jabón o polvo. 

- Usá solo utensilios y elementos hechos especialmente para el uso alimenticio.

- Evitá la contaminación cruzada. No utilices el mismo cuchillo con el que cortaste carne cruda para cortar vegetales sin lavarlo con agua y jabón.

- Verificá si podés refrigerar o calentar en el microondas los recipientes plásticos o utensilios que uses.

- Prestá atención a las fechas de vencimiento de los alimentos en la heladera y freezer, almacená solo alimentos perfectamente limpios y secos (especialmente carnes y pescado) y separá los alimentos crudos de los cocidos.

- Separá los huevos de todo el resto y procurá lavarte las manos después de tocarlos.

Fuentes para realizar el articulo:
1. Texto HACCP http://www.ats-bg.it/upload/asl_bergamo/gestionedocumentale/HACCP%20semplificato%20con%20annotazioni_784_13321.pdf
2. http://www.asl2.liguria.it/pdf/GUIDA_PER_GLI_OPERATORI_ALIMENTARI.pdf
3. Opuscolo del Ministero della Salute http://www.salute.gov.it/imgs/C_17_opuscoliPoster_190_allegato.pdf
4. http://www.passateparola.it/documenticarlo/Durata%20degli%20alimenti%20congelati.pdf
5. Regulamiento MOCA (http://www.trovanorme.salute.gov.it/norme/renderNormsanPdf?anno=0&codLeg=30665&parte=1%20&serie)
6. http://www.salute.gov.it/portale/temi/p2_6.jsp?id=1173&area=sicurezzaAlimentare&menu=chim
7. http://www.salute.gov.it/imgs/C_17_opuscoliPoster_289_allegato.pdf
8. http://www.corriere.it/salute/nutrizione/17_ottobre_25/come-usare-alluminio-cucina-339b99ec-b99e-11e7-886b-130d05763311.shtml
9. http://www.iss.it/pres/?id=1363&tipo=6

Si estás pensando en tu futuro podría interesarte este producto: